Lencería

El rubro lencería, nuestro rubro favorito del estudio, puede tener estilos muy distintos. La tarea más difícil a la hora de crear una marca es elegir qué tipo de lencería queremos vender. Hay mucha variedad y a veces queremos cumplir con las expectativas de todas las consumidoras, pero eso es imposible.

Para empezar, como en todo, no podemos complacer a cada cliente, por lo que vamos a tener que comenzar con la selección de un “usuario ideal”. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de usuario ideal? Es simple, es la clase de persona que nos va a venir a comprar a nosotros/as como marca. Cuando hablamos de clase de persona, nos referimos a la edad de la clienta, a que se dedica, cuales son sus preferencias, que estilo de vida lleva. Respondiendo esas preguntas, podemos obtener las características del usuario ideal de la marca lo que nos va a ayudar a definir que estilo vamos a utilizar, o que combinación de estilos.

Por ejemplo, si nuestra clienta ideal es una chica de entre 18 y 25 años, que estudia, trabaja, sale a bailar. Podemos decir que es una persona que cada vez que se viste piensa en detalle que ropa va a utilizar, que zapatos o zapatillas va a ponerse y también que conjunto va a llevar. Puede ser que sea una chica que va a trabajar, luego a la facultad y cuando sale de estudiar va directo a una cena que termina en previa y después boliche, entonces ese top lencero que uso como corpiño, puede ser la clave para el outfit bolichero. En este caso, nuestra marca buscaría la comodidad de un corpiño para usar día a día pero que a la vez, pueda usarse en un top para salir a bailar. Podríamos estar hablando de un corpiño top de encaje, forrado con algodón, sin aro y que cubra correctamente el busto para luego usarlo como prenda de salir.

En este caso tendríamos que buscar textiles aptos para otorgar esa confortabilidad que necesita una prenda que se utiliza todo el día pero a la vez encontrar un detalle que nos saque de lo casual, que de la impresión de una prenda de noche. Lo mismo nos pasa con los avíos. Podríamos hacer breteles desmontables para que durante el dia tengamos elásticos suaves pero a la hora del cambio, los intercambiemos por unos breteles de lurex, por ejemplo.

Entonces, a la hora de comenzar con un proyecto, no solo tenemos que saber confeccionar, hacer moldería o conocer a un taller que lo haga. Tenemos que pensar en muchas cosas como el publico objetivo en este caso, o cómo vamos a promocionar nuestra marca, en qué plataforma vamos a vender, cuántos talles podemos abordar, que capital tenemos para utilizar, dónde comprar la mercadería.

Todos estos temas los vamos a ir hablando articulo por articulo. Si quieren leer sobre algún tema en particular, dejen sus ideas en los comentarios para que podamos investigar al respecto y otorgarles información de lo mas completa.

Nos vemos en el próximo articulo.

SCINI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: